“La posmodernidad niega la radicalidad espiritual, el compromiso, la espiritualidad, la utopía; sustituye la ética por la estética, lo utópico por lo agradable; ignora a los pobres y deja de lado a la justicia; renuncia a los grandes ‘relatos’; es narcisista: dicen incluso que hemos pasado de Prometeo a Narciso”

Díaz y Flores Si me levanto temprano,  Fresco y curado, claro y feliz, y te digo: «voy al bosque para aliviarme de piel», sabe que dentro tengo un tesoro que me llega a la raíz.

Es una entrevista que me hicieron los organizadores de “Sonrisa de Elefante” para un taller dentro de las actividades de la Colonia de Verano. Por cumplirse 30 años de mi primera profesión, la comparto con aquellos que quieran conocerme por dentro un poquito más…